domingo, 26 de octubre de 2014

Mapa Mental Lorena Borrego


sábado, 11 de octubre de 2014

El Docente como Facilitador y Mediador

El papel del  consiste en lograr que los alumnos aprendan y logren su desarrollo integral, así como fungir de orientador. Por ello, facilita la realización de actividades y media experiencias significativas, vinculadas con las necesidades, intereses y potencialidades de los mismos.

Un concepto fundamental que debe manejar el docente en su rol de mediador y facilitador es el de la zona de desarrollo próximo. Se refiere a: "la distancia entre el nivel real de desarrollo determinado por la capacidad de resolver problemas de forma independiente y el nivel de desarrollo potencial determinado por la resolución de problemas con la colaboración de un compañero más capaz o con la guía de un adulto" (Vigotski, 1.967). Se relaciona con el papel de mediación que realiza el maestro para llevar a sus alumnos a su nivel de desarrollo potencial, cuando no es capaz de llegar por sí mismo.

La característica más importante de un docente que trabaja con un currículo cognitivo es su rol de facilitador y mediador. Esto quiere decir que el docente:

  • Sirve como una especie de catalizador produciendo una relación cognitiva importante entre los alumnos y sus experiencias.
  • Ayuda a los estudiantes a entender el significado generalizado de sus experiencias, de nuevos aprendizajes y relaciones.

  • La finalidad de la mediación con el educando es:
    • Extraer de cada experiencia que los estudiantes tengan el aprendizaje máximo de principios generalizadores.
    • Aplicar estrategias sobre cómo percibir el mundo.
    • Profundizar en el pensamiento sistemático, claro y efectivo de aprender y resolver problemas.


    El docente como facilitador cumple con las siguientes funciones de manera efectiva para el aprendizaje:

    • El profesor, preferentemente, estructura el material, el medio o la situación de enseñanza, de modo que la interacción entre el estudiante y este ambiente organizado defina el camino a seguir o el objetivo a alcanzar.
    • Organiza un ambiente rico en estímulos donde se "dan" las estructuras que quiere enseñar.
    • Propone metas claras, apoya al estudiante en su elección. Desarrolla criterios para determinar si se llegó o no a la meta deseada. Luego de aceptadas, apoya el proceso de aprendizaje.
    • En la función de apoyo mantiene una posición permisiva y atenta.
    • Responde siempre a los aspectos positivos de la conducta del estudiante y construye a partir de ellos.
    • Interviene sólo si se lo solicitan o si es muy necesario. En ambos casos con acciones más que con palabras.
    • Acepta el error como un elemento natural e inherente al proceso de investigación.
    • No se muestra ansioso por llegar a resultados. El aprendizaje es un proceso, a veces lento.
    • Su actitud y actividad muestra a un adulto interesado en lo que sucede. Curioso frente a los resultados, su actitud muestra que sabe que también él está aprendiendo.
    • Selecciona actividades que le interesan, demuestra saber que enseñamos lo que sentimos, hacemos o somos rara vez lo que decimos.
    • Recurre tanto como puede a preguntar. Cada vez que lo hace espera la respuesta. Evita el uso de preguntas vacías, aquellas que no requieren o no aceptan respuestas).
    • Si pregunta, da tiempo, propone medios, reformula, acepta y construye sobre las respuestas o las respuestas parciales.
    • Al formular una pregunta no señala a un alumno en particular. (Con esto sólo se logra  la ansiedad del alumno señalado, disminuye su actividad mental, por lo menos la actividad coherente) y crea una actitud de espera en el grupo muy distinta de la actitud de búsqueda que se pretende).
    • Si participa en un trabajo grupal, adopta el tono y la actitud de quien construye con el grupo, no imponga su criterio, sugiere y deja actuar.
    • Si sus argumentos no son aceptados, actúa como reconociendo que no son convincentes para el grupo. No recurre a su autoridad, deja actuar, escucha. Si procede, busca otro ángulo o las fallas de su argumentación.
    • Usa un lenguaje matemático tan preciso como su auditorio puede aceptar y no exige lo mismo de los estudiantes. Prefiere que ellos usen sus propias palabras.
    • Apoya a los estudiantes individuales a relacionar el conocimiento  con el ya adquirido.
    • Estimula la expresión personal de lo aprendido.



    Añadir leyenda

    martes, 11 de febrero de 2014

    Cartel como Medio Instruccional

    Cartel Como Medio Instruccional


       El Cartel consiste en una lámina de papel, cartón u otro material que se imprime con algún tipo de mensaje visual (texto, imágenes y todo tipo de recursos gráficos) que sirve para difundir una información o promocionar un producto, un evento o cualquier tipo de causa. 

        El cartel se clasifica en varias ramas, sin embargo el formativo es el que nos interesa principalmente para fines didácticos, pues es susceptible de propiciar el desarrollo de hábitos, fomentar actitudes positivas y crear conciencia respecto a determinadas situaciones. Propiciar el análisis y/o la elaboración de un cartel por parte del profesor para los alumnos, tiene grandes ventajas. Favorece el desarrollo de la imaginación, el juicio crítico con respecto al contenido, la creatividad, entre otros. 


      
     Los carteles tienen varias características, una de ellas es que debe ser integral, debe percibirse como un todo; cuenta con dos grandes elementos: los psicológicos y los físicos. Los primeros responden a aquellos que dentro del mensaje captan y/o estimulan la atención del espectador. Los elementos físicos son los que constituyen el arreglo estético visual. La imagen dentro de un cartel juega un papel primordial. La imagen debe ser una síntesis que resuma la idea de manera clara y significativa. En caso de contener texto, éste no debe ser muy extenso. La redacción debe ser corta, directa y clara. El tamaño y la forma de la letra también es un factor relevante para el éxito de un cartel. 





        Los carteles tienen varias funciones como pueden ser relacionar un emisor con un receptor (el individuo) con vista a llevar un conocimiento y su objetivo a modificar su comportamiento; persuadir e introducir en la persona sentimientos complejos; educar, entre otras y hoy en día es un elemento del escenario urbano. 
        El cartel tiene también su propio lenguaje como el tipográfico donde sus características están en la información lingüística, el iconográfico que se refiere al ámbito de la imagen visual reconocible y el aspecto cromático que se refiere a la presencia o ausencia del color. La importancia de conocer otros medios como éste es aumentar las herramientas al alcance de la mano del docente con la finalidad que la información llegue a sus alumnos de forma más eficiente.